13796656720317-0-680x276
El kárate es una de las artes marciales más antigua, cuyo origen se remonta a la isla de Okinawa. La palabra kárate-do significa, literalmente, camino de las manos vacías (空手道), ya que sus practicantes no utilizan armas para la lucha, tan solo sus propias manos y pies.

Este deporte no tiene un entrenamiento competitivo ni agresivo pues en realidad lo que busca es la superación personal, estimula a la persona a ir más allá de sus propias limitaciones y alcanzar sus metas. Por supuesto, también es un método de defensa personal, desarrolla los reflejos, la flexibilidad y las habilidades físicas, ayudando a combatir los malos hábitos y la obesidad.

 

El karate puede ayudar a los niños a mejorar su aptitud física, a la vez que les transmite algunos de los valores más valiosos como la perseverancia, el autocontrol y la responsabilidad.

 

Otras ventajas de este deporte es que estimula la coordinación y el equilibrio, potencia la orientación espacio-temporal y las habilidades viso-motoras y acelera la velocidad de reacción y el tiempo de ejecución, habilidad útil en el plano físico así como mental.

Fuente